Quien no disfruta de ir al cine, sobre todo si has estado esperando una película en especial y que mejor que al final llevarse alguna frase o escena que puede dejarnos una gran enseñanza.

Pese que en los últimos años la industria del cine se ha llenado de películas de acción relacionadas con los superhéroes de las ya muy conocida compañías de comics. Pero eso no deja de lado que se estrenen películas de otros géneros con títulos e historias bastante llamativos. “La Gran Muralla” es un ejemplo de ello, aunque la promoción no está fuerte como otras, llamo la atención de muchos. Una historia que se sitúa muchos siglos en el pasado, y pese a que ya no se encuentra en cartelera, pues se estrenó en nuestro país en el mes de febrero del presente año, no está de más  advertir que este artículo puede tener spoilers. La mayoría de las películas siempre nos deja una enseñanza y esta no es la excepción, por tal motivo de compartiré 4 lecciones, aunque tal vez tú apreciaste muchas más.

1.- Nuestro protagonista se encuentra en una situación poco favorable, tras haber llegado a la muralla y ser prisionero, queda en duda si quedara en libertad o terminará con un trágico final. Pero es aquí cuando se presenta una oportunidad para demostrar que posee grandes habilidades que pueden ser de gran ayuda en los momentos más difíciles.

2.- Respeto y confianza es algo que difícilmente ganarás de la noche a la mañana si sólo eres un extraño. Por lo pronto mediante sus acciones pasadas logro obtener el respeto y eso ya es bastante difícil. Solo resta ganarse la confianza que poco a poco y de la misma manera con sus acciones lograra obtener. Pese a que su lema para sobrevivir ha sido el no confiar en nadie, difícilmente el resto de las personas lograran confiar en él.

3.- Tener metas y objetivos establecidos. Nuestro personaje menciona que ha librado diversas batallas en representación de muchas personas con un solo objetivo, sobrevivir, ir de un lado a otro sin metas que alcanzar. Pero uno de los líderes de ese gran ejército que defiende la muralla luchan por mantener su honor, por proteger a las persona, por toda una nación. Tenían en claro su objetivo y aunque nunca salían al mundo exterior es para lo que fueron preparados. Y qué decir de las criaturas que enfrentaban, nunca se daban por vencido incluso sobrepasaron las expectativas de los demás, creando nuevas estrategias con el fin de lograr sus metas.

4.- Tener una nueva perspectiva de las cosas. Decidió cambiar para bien, olvidarse de su pasado, dejar de pensar solo en él y ayudar a los demás, dejando a un lado su pasado y ambiciones que tenía en un principio, tal fue el cambio que prefirió salvar a su amigo que obtener lo que en un principio buscaba.

Esto lo podemos aplicar en la vida personal, en nuestro trabajo. Cuando llegar a una empresa mostrar tu compromiso y ganarte la confianza de tus compañeros y jefes, demostrar tus habilidades y que tienes la capacidad de poder realizar las tareas encomendadas siempre con una meta en específico, hacer las cosas mejor que el día anterior.

Compartir
Artículo anteriorEmpresa verde: la ventaja oculta
Artículo siguienteDe puñetazos, hamburguesas y golazos

Lic. Ciencias y Técnicas de la Comunicación con Profesional Asociado en Producción de Medios audiovisuales. Actualmente desempeñándose con éxito en González Ponce Consultores SC.