Viendo mi entorno me percato de tanta violencia de la que se habla en las noticias, tanto en el país como en los estados cercanos; y ni que decir de nuestro lindo estado que a toda costa busca no sacar a la luz los actos de violencia que suceden igual con frecuencia…

Hace unas semanas me enteré de la muerte de un amigo contemporáneo de cuando estudié la prepa, su muerte fue violenta ya que unas personas malvadas le arrebataron la vida. Si bien, esta violenta acción no sucedió en mi ciudad, no deja de preocuparme y entristecerme al ver de cuanta maldad estamos rodeados por todo el mundo…

Recuerdo una película ”The Box“ donde actúa Cameron Díaz que trata de una caja con un botón rojo adentro, en donde el mensajero que le lleva la caja tiene media cara perforada con un aspecto tenebroso y de advertencia a la misma conciencia de la decisión que está por tomar; dicha decisión es: si aprieta el botón rojo o no. Si lo aprieta, le dan un millón de dollares y alguien muere, y si no lo aprieta, pues no pasa nada.

Esta película me hace reflexionar sobre las tentaciones que día a día tenemos como individuos sin darnos cuenta de lo peligrosos que podemos ser para otros con una simple decisión tomada por la pura tentación y ambición.

Hoy nos regimos en un mundo donde el poder, la autoridad y la ostentación material en apariencia es la que “manda”, es la que gana seguidores y personas que están dispuestas a todo con tal de formar parte de esta “élite” (por llamarle de algún modo) de ambición, poder y materialismo. ¿Cuánto daño estamos dispuestos a hacer por unos billetes que al final no van hacer de ti una persona a quien amar, a quien honrar y por quien estar ahí en sus momentos más difíciles por venir?

“Talvez hemos perdido a los Dioses” como diría el Gran Coach Julio Olalla, perdimos la fe, perdimos la humildad ante un más allá más poderoso que nosotros y a quien tendremos que rendirle cuentas de nuestras acciones en esta vida. Perdimos la consciencia que nos persigue y que a toda costa nos recuerda si somos o no personas íntegras y satisfechas de lo que nos hemos convertido…

Regresando a mi pregunta inicial; ¿serán la violencia y la maldad lo mismo?

Dicen que la maldad es la ausencia del bien, pero, ¿y la violencia? ¿Será la ausencia de la bondad? ¿Cuándo perdimos la noción de nuestras acciones; como dañar a los demás, incluso quitarles la vida indirectamente por buscar sólo nuestro interés propio o anteponer nuestro apego? Nuestra humanidad… ¿A dónde nos llevará?

El mundo es un lugar peligroso para vivir, no a causa de la gente mala, sino de las personas que no hacen nada al respecto.-Albert Einstein.

Compartir
Artículo anterior5 puntos para cuidar la etiqueta en la oficina
Artículo siguienteLa venta perfecta

Coach de negocios acreditado por la World Association of business coaches y Coach Ontológico certificado por Newfield Network. Imparte talleres y conferencias para mejorar la calidad de vida en el trabajo y comunicación efectiva. Propietario del despacho de seguros Alcalá-Oliver y asociados. Colaboradora y conductora en el programa de radio “Fórmula en los Negocios”, transmitido por Radio Fórmula.