Más que una moda el coaching es una herramienta que desde hace mucho está presente en las empresas más importantes a nivel nacional e internacional.

El coaching ayuda a desarrollar el talento dentro de la empresa. A mejorar habilidades y competencias, a concientizar, alinear y motivar a los líderes que crecen dentro de la organización.

Una de las premisas del coaching es que el cliente quiere cambiar, solo así podemos trabajar. Tal como sucede con la base de un iceberg los modelos mentales de las personas permanecen ocultos sin embargo estos representan el centro de gravedad de un cambio organizacional, si éstos modelos no son transformados lo demás tampoco será.

Podemos decir que los modelos mentales, los valores y las motivaciones del individuo están ocultas, no las vemos, son el SER. Los comportamientos, las competencias y habilidades están en lo que vemos es el HACER y por último los resultados deseados está en el TENER.

Por eso el coaching debe trabajar desde el SER para poder modificar los comportamientos y lograr tener mejores resultados.
Cuando estos modelos son reconocidos y se hacen conscientes cada persona puede dirigir su vida, sus decisiones y acciones por un bien común ya sea la empresa, la vida personal, social o familiar.
Algunos beneficios del coaching son:

  • Saber dar retroalimentación basada en hechos
  • Lograr un mayor autoconocimiento personal y grupal
  • Redefinir los modelos mentales para una vida feliz y plena
  • Empoderamiento asumir responsabilidad y aumentar la capacidad de autodefinirse
  • Tener una visión compartida con objetivos y reglas claras para poder ser capaces de desarrollar equipos y estrategias efectivas
  • Identificar creencias limitantes que frenan el buen desempeño personal y del equipo
  • Hacer explícito lo implícito
  • Optimizar su agenda de trabajo, sus conexiones sociales y profesionales
  • Privilegiarse de la acción, ser proactivos
  • Conexión promover la interacción con el entorno y la creación de nuevos espacios
  • Mejorar el desempeño a través de la autonomía, autoaprendizaje y autogeneración de ideas.

Estos son algunos de los beneficios que pueden obtenerse al formar parte de un proceso de coaching todo esto depende en gran medida del compromiso y ganas que tenga la persona de cambiar y hacer lo necesario para lograr estos cambios en su vida profesional y personal.

El coaching puede ser individual en sesiones personalizadas o grupal con más diversidad e interacción de otras personas. Ambos casos son igual de efectivos dependiendo lo que se quiera trabajar.

Por último el coaching debe ser impartido o supervisado por una persona profesional certificada en el tema y con experiencia en el mismo para poder obtener los resultados deseados.

 

Compartir
Artículo siguiente4 Habilidades de la Inteligencia Espiritual para optimizar tu negocio

Coach Empresarial en Blue Thinking México. Certificada por Mediat Coaching. Impulsa la creación de culturas organizacionales, concientiza y motiva a los líderes de las organizaciones. Especialista en Perfiles de personalidad (DISC) para mejorar habilidades y competencias gerenciales. Instructor para ISAVIA y BTB Consulting en temas de liderazgo, servicio y equipos de alto rendimiento.
Linkedin: Faride Estevané