Muchas veces compramos algo por la apariencia, la envoltura, por la seguridad e imagen profesional de la persona que te lo vendió, por status o por el contenido.

¿Alguna vez haz pensando, que imagen proyectas como persona?

Dependiendo del giro de la empresa, es muy importante que Imagen queremos proyectar, la imagen corporativa, sin duda es como lo clientes te van a identificar o a recordar como marca.

¿Han tenido la mala experiencia de ir algún lugar a cenar y no regresan porque la mala atención del mesero? O no regresamos alguna tienda por la mala cara de la persona que atiende ¿Él es la parte más importante del lugar?, por lo cual la empresa debe de invertir desde su presentación, su corporalidad, la imagen, un entrenamiento sobre servicio al cliente etc. Digamos que es lo que él como empresa representa para la sociedad.

Cuando hablamos de imagen personal, digamos que es lo que mostramos a los demás, lo que ven de nosotros tanto en contenido, como en presentación. El contenido es lo que somos, lo que llevamos dentro como seres humanos, como personas, nuestros SER.

La personalidad es lo que nos da ese carisma, ese “cáeme bien” el tono de nuestra voz, la paciencia que tenemos, lo escuchas que somos, lo atento, la amabilidad, como nos expresamos verbalmente, la actitud, es lo que nos hace diferente a los demás.

El cuidado que tenemos en el cabello, las manos, en las uñas, la limpieza en nuestro vestir, en nuestra persona, la ropa que nos ponemos, la postura, el peso, etc. Esa es nuestra apariencia es lo que vemos de una persona que nos da pie a juzgarla a simple vista. Muchas veces es el resultado de lo que llevamos dentro, como nos sentimos, la venta de nosotros mismos sobre todo en el ambiente laboral comienza por ahí, podemos perderla o ganarla simplemente por el juicio que se emite al vernos.

La universidad Georgetown realizo una prueba sobre lo primero que nos fijamos en las personas:

Lo que un hombre ve primero de una mujer:

1) El cuerpo 2) La cara 3) Como viste.

Lo que nosotras las mujeres ve primero de un hombre:

1) Como viste 2) La cara 3) El cuerpo. (Y que huelan rico, por favor!!!)

Lo que el hombre ve primero en otro hombre:

1) Como viste 2) El cuerpo 3) La cara

Y lo que nosotras vemos de otra mujer:

1) Como viste 2) El cuerpo 3) La cara

Como verán, el resultado de esta prueba, el verse bien no solo influye en nosotros mismos, si no en quienes nos rodean.

Cuantas veces nos hemos quejando diciendo que No tengo que ponerme ¡O queremos salir algún lugar para estrenar ropa nueva! … ¿Y qué sucede cuando aquel vestido nos recuerda algún mal momento?

Sin duda, la ropa no sólo representa nuestra edad, ni quiénes somos, también representa nuestro estado de ánimo y a través de ella podemos transmitir muchas cosas. Sobre todo, transmitimos si somos unas personas de éxito o NO.

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorCrónica de un mal día
Artículo siguienteAño nuevo…Vida nueva

Gerente de la empresa desarrolladora de software National Soft. Promover la inclusión de niñas y mujeres en las TIC’S me llevo a formar parte de Epic Queen MID como directora de RRPP. Soy parte del consejo consultivo de la fundación “Tocate” para la lucha contra el cáncer de mama. Vicepresidente de Canieti Sureste. Panelista y conferencista en múltiples eventos en temas de emprendimiento, TIC´s y empoderamiento femenino. Participación activa como mentora y jurado de Startup Weekend. Y madre de 4 hijos.