Conseguir empleo no es fácil, incluso ya es un trabajo conseguir trabajo y cuando por fin consigues una entrevistas terminas fallando sin siquiera empezar a trabajar.

En esta ocasión hablaremos de aquellas personas que pueden o pudieron ser un futuro empleado en una empresa ya sea pequeña, mediana o grande. Esto lo sé porque pase por una situación similar, debido a que pase mucho tiempo sin obtener algo. Cuando acudí a mi primera entrevista lo hice sin prepararme adecuadamente, eso sí, llegué puntual y con tiempo de anticipación y observaba a los diferentes candidatos, desde personas con traje, los que solo llevaban una camisa y pantalón de vestir hasta quienes pareciera que se pusieron lo primero que encontraron, pero bueno, era asunto de cada quien; y cuando llegó mi turno me hicieron una variedad de preguntas que respondí sin problema pero al terminar logre captar no todas fueron buenas respuestas cometiendo errores y dando por hecho que jamás me llamarían.

Y aunque mis padres tuvieron suficiente paciencia (el cual agradezco mucho) para tenerme ahí sin aportar algo a la casa, pasé por diferentes situaciones y tomaba nota de cada entrevista que hacía y trataba de no cometer los mismos errores pero terminaba por cometer otros. Lo que sí comprendí es que la primera impresión es importante, desde ser puntuales, la forma de vestir hasta la seguridad que muestras cuando te preguntan si en verdad quieres trabajar en su empresa.

Hago mención de todo esto porque he sido testigo de que algunas personas cometen ciertos errores que pueden tener o no justificación, eso ya depende de las circunstancias. Actualmente existen páginas en Internet que ayudan a postularte en diferentes empleos y la empresa que esté solicitando revisara todo tu historial y decidirá si darte una entrevista o no. Al final de cuentas puedes tener un buen currículo pero es mejor conocer a la persona y ver cómo es en realidad. Cuando recibes la llamada avisándote que fuiste programado para una entrevista en ese momento dices que sí, y a qué horas te presentas y con quien, en qué lugar, etc., etc.

Llega el día y de 20 que llamaste solo llega la mitad o menos y algunas llegaron tarde, otras llamaron pidiendo por favor si se puede agendar una nueva cita, pero los que jamás llegaron ni llamaron. Aquí podemos entrar en controversia porque los entrevistadores no saben qué fue lo que sucedió si tuvo una emergencia lo cual es comprensible, pero si una de las personas es de aquellas que se le olvidó o como que ya no le llamo la atención el puesto creo que no hay justificación. Hubo personas llegando tarde diciendo que se perdieron o que no sabían como llegar, en cambio otras decían que se anticipaban para buscar la dirección y así llegar temprano, entonces si él o ella pudo porque otros no.

Debemos aprovechar cada oportunidad que tengamos y mostrarnos seguros de que queremos formar parte de una empresa. Como lo mencioné antes, la primera impresión es importante pues para algunos define en gran medida quien eres, desde ser puntual hasta el compromiso. Algunos les gustará el puesto, otros lo eligen porque no tienen otra opción y seguramente has escuchado esta frase de Confucio: “Escoge un trabajo que te guste, y no tendrás que trabajar ni un día”. Lamentablemente no siempre tenemos esa suerte por tal motivo aquí te dejo otra: “No te fijes en el puesto, mejor piensa en lo que puedes lograr”.

Compartir
Artículo anterior¿Qué hacen las personas exitosas?
Artículo siguienteShow me the money

Lic. Ciencias y Técnicas de la Comunicación con Profesional Asociado en Producción de Medios audiovisuales. Actualmente desempeñándose con éxito en González Ponce Consultores SC.