¿Alguna vez han escuchado de “las mejores empresas para trabajar en México“?

Hace algunos años, cuando por primera vez escuché del tema, se me hacía algo increíble, inalcanzable por todas las situaciones que sucedían día a día en el trabajo.

Siendo una empresa de desarrollo de software, trabajando con varones, introvertidos, cuadrados (como son la mayoría de los programadores) el ambiente era tenso, sobretodo cuando nos juntábamos con el departamento de programación. Como gerente de ventas, era una guerra entre desarrollo y la parte comercial.

El éxito y la expansión en la empresa llego abruptamente y con ellos llegaron los problemas con clientes en toda la republica mexicana y 12 países. El área de soporte técnico era un caos, problemas generados por desconocimiento del sistema, por terceros, por nosotros mismos. Molestias, discusiones, estrés, descontentos era parte del día laboral.

¿Qué tan lejos estábamos de ser una de las mejores empresas para trabajar en México?

Muchas de las situaciones que estábamos viviendo era por el crecimiento sin control, realmente no estábamos preparados como organización. Después de algunos años, en National Soft nuestro enfoque fue por la salud, la seguridad y el sentir de nuestros colaboradores. Empezamos a verlos desde otra perspectiva, la del ser humano.

Como directivos, gerentes o mando medio somos responsables del clima laboral del la organización. Tuvimos que desaprender para aprender diferentes maneras de ver y hacer las cosas. Y esa fue la palabra clave APRENDER.

Aprendimos crear empatía, que trabajamos con personas que sienten, que cuando hay problemas en casa, un hijo enfermo, preocupaciones, el rendimiento no es el mismo y lo más importante, aprendimos a escuchar.

Se comenzó a balancear los departamentos con el sexo femenino, a tratar a los hombres y mujeres de forma equitativa, a promover el desarrollo profesional por competencias. Por otro lado nuestros compañeros aprendieron a trabajar con mujeres y a subordinarse como paso con el departamento más grande de la empresa que es dirección de Operaciones que esta a cargo de Lissette Estrada.

Lo más importante, es que se aprendió que no hay sexo débil y que la debilidad es una creencia que también existe en la mente de algunos hombres…

Después de 15 años, somos de las mejores empresas para trabajar en México. Orgullosamente somos la primera empresa en TI en el sureste en obtener la certificación Great Place to Work, quedamos en el ranking 46 a nivel nacional en Equidad de género por la cantidad de mujeres y mujeres en puestos gerenciales y direcciones. Como padres de familia, somos responsables de romper con la cultura machista, no hay carreras profesionales de hombres y mujeres, enseñar a nuestros hijos a ver el potencial de las personas independiente del género

 

La empresa no la hacemos solos, dependemos de la capacidad de los colaboradores y lo más importante, dependemos 100% de su inteligencia emocional

Nunca es tarde para hacer cambios en nuestra empresa, lo importante es querer hacerlo, porque el cambio comienza por uno mismo y eso es lo más difícil.

Con los cambios que estamos viviendo en la actualidad, hay que sumar como organización y que haya más de las Mejores empresas para trabajar, empezando con Ser mejores personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorLa corrupción ¿De dónde nace?
Artículo siguienteLujos vemos, deudas no sabemos

Gerente de la empresa desarrolladora de software National Soft. Promover la inclusión de niñas y mujeres en las TIC’S me llevo a formar parte de Epic Queen MID como directora de RRPP. Soy parte del consejo consultivo de la fundación “Tocate” para la lucha contra el cáncer de mama. Vicepresidente de Canieti Sureste. Panelista y conferencista en múltiples eventos en temas de emprendimiento, TIC´s y empoderamiento femenino. Participación activa como mentora y jurado de Startup Weekend. Y madre de 4 hijos.