Para ser visto, hay que diferenciarse

Desde tiempos antiguos y a partir de la comercialización y la era de la industria y comercio ha sido importante destacar para darse a conocer. En la antigua España surgieron los pregoneros quienes eran las personas oficiales para dar avisos a la sociedad. Alrededor del año 1880 en Francia se daban a conocer por medio de carteles las obras de teatro y puestas de escenas de las obras del pueblo.

Con la apertura del mercado surge la necesidad de diferenciarse. Ya no solo existía un solo puesto de arroz o un solo puesto de frijol, sino que ahora la demanda crecía y ya había dos puestos de arroz y dos de frijol pero ¿Cómo saber con quien ir? ¿Quién tiene la mejor calidad o el mejor precio?, y es justo aquí donde comenzaba a surgir – sin querer- los principios de la mercadotecnia y diseño.

¿Te has preguntado por qué son necesarias las marcas de identidad en los negocios y en todo tipo de actividad pública? Imagina que fueras al supermercado y veas el pasillo de cereales todas las cajas en blanco y negro, con un letrero que diga “cereal” o que fueras a comprar zapatos y que nadarás existiera un modelo, de un solo color, de una misma textura, de un mismo material. Las marcas son necesarias debido a la competencia.

La comunicación empresarial contemporánea está sometida a mayores exigencias y sus demandas superan con creces las capacidades de una marca. El diseño de un logotipo resulta insuficiente para dotar a una empresa de una identidad.

 

“La Marca no es una cosa. Es un signo verbal y visual que contribuye a distinguirla de sus competidoras y a generar una imagen psicológica en el imaginario social. Una marca es, también, un fenómeno de comunicación y un hecho social (socioeconómico) multifacético y complejo”. (Joan Costa)

Se tiene una idea errónea de la marca, se piensa que es un simple gráfico, con colores y formas, pero la realidad es que una marca encara los problemas a nivel estrategia, visión, alcances, objetivos y desarrollo de la identidad de una empresa.

La idea de que un buen diseño es un buen negocio está asumida por muchos empresarios. A pesar de esto, el buen diseño no se compra por kilos. Conseguir un buen diseño es cuestión de una buena gestión empresarial. Posiblemente eres un empresario dedicado al funcionamiento y administración de tu empresa, pero es importante que tomes en cuenta que el rostro de tu empresa es su imagen y lo que ella comunica. También en determinado momento analizar si tienes la imagen y quizá no funciona, ¿por qué no está funcionando adecuadamente? Una buena imagen va de la mano con una buena estrategia de comunicación.

Hoy en día, la industria del diseño y la comunicación visual de las empresas ha crecido en Mérida, existen diversos despachos y agencias que ofrecen infinidad de servicios, multimedia, gráficos y digitales. Si aún no lo implementas en tu empresa sería un gran paso comenzar a hacerlo.

Recuerda que no basta con tener un excelente servicio o producto, es necesario promulgarlo a los cuatro vientos de la manera más directa y concisa para obtener resultados óptimos.

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorCamino al trabajo sin piedras en los zapatos
Artículo siguiente4 beneficios de la espiritualidad en la empresa

Socio fundador de la agencia publicitaria Mr. Brand. Diseñadora gráfica especializada en el análisis de diseño. Estratega concentrada en generación de ideas y planes de acción. Conocimientos que abarcan la semiótica de la comunicación, mercadotecnia, gestión del diseño y la publicidad. Catedrático universitario en la carrera de Diseño Gráfico. Identificada con cada cliente y su proyecto.