Uno de los problemas más recurrentes que tienes al realizar varias actividades en el transcurso del día, es saturarte de información y compromisos intentando abarcar lo más posible para sentirte productivo y que exprimiste hasta el último minuto antes de ir a dormir. 

Sí, probablemente hayas hecho dieciséis cosas en menos de 24 horas, pero catorce de ellas se quedaron a la mitad y dos tuvieron un dudoso resultado.

¿Qué puedes hacer para no sentirte agobiado y poder llevar un mejor control y orden? Lo principal, no te satures, y también:

1.- No confíes en tu memoria.

Tuve un maestro en la Universidad que se caracterizaba por repetir al menos quince veces por clase No abuses de tu memoria, apúntalo. En su momento esa frase únicamente me causaba gracia y nunca le di mayor importancia, pero ahora recurro a ella todo el tiempo; es uno de los buenos consejos para organizarte mejor.

No hay nada más práctico que tener un cuaderno / agenda / app que puedas utilizar para tomar nota de los pendientes que debes concluir antes de que termine el día.

2.- Haz una lista.

Después de salir de trabajar necesitas ir a comprar verduras y cereal? Anótalo. ¿Hay que pasar a la lavandería después de adquirir dichos víveres? Ese es el punto número dos de tu lista. ¿Antes de llegar a casa debes recoger a tus hijos de las clases de danza? Adivinaste, ese es el tres. Pareciera obvio que tienes muy claro las actividades básicas que realizas día con día, pero muchas veces no lo es.

¿No te ha pasado que llegas al súper y te quedas a mitad del pasillo intentando recordar qué es lo que ibas a comprar? ¿Era queso? ¿Papel sanitario? ¿Leche? Para evitar esa frustración -y el comprar muchas cosas que no necesitabas pero que estaban a la mano y “aprovechando” la vuelta- haz siempre una lista. Bono final: no hay nada más lindo que tener una lista de pendientes palomeada al concluir tus actividades. Toma en cuenta este otro de los consejos  para organizarte y te sentirás particularmente productivo.

3.- Investiga

Es uno de los consejos para organizarte que ahora es mas sencillo gracias a una de las herramientas más poderosas que existe y que muchas veces no se aprovecha en su totalidad, es el Internet. Cualquier pregunta que tengas, la que sea, tendrá una respuesta en menos de un segundo. No, para consultar la dosis de medicamento que necesitas utilizar para curar a tus hijos de una posible influenza, para eso no. Para eso existen doctores expertos a los cuales debes acudir. Haciendo a un lado el ejemplo anterior, para casi todos los otros problemas aplica perfectamente.

Si necesitas ir a una reunión en alguna zona de la ciudad que no conoces muy bien, busca la dirección antes de salir de casa, no a mitad del camino en un vehículo en movimiento. ¿Tienes duda de cómo se escribe una oración? ¿Lleva tilde o no lleva tilde? ¿Será que va a llover hoy? ¿Cuándo se estrena la nueva temporada de mi serie favorita? ¿Cuál es el mejor lugar de cocina italiana de la ciudad? ¿Por qué el minimalismo está de moda? ¿Cómo puedo hacer una cita en el SAT?

4.- Pide ayuda.

Una vez estuve dos horas buscando en mi computadora el respaldo de un texto que había escrito un par de años atrás y que por algún motivo quería retomar. Recordaba que ese archivo lo había comenzado en la computadora de mi hermana, pero según yo, en algún punto lo había respaldado y lo había copiado a la mía. Después de abrir todas las carpetas y todos los USBs del mundo sin tener éxito en mi búsqueda, le hablé a mi hermana para preguntar si ella lo tenía. En menos de dos minutos ya tenía en mi correo electrónico el archivo original que tanto anhelaba. Sólo fueron dos horas, pero, ¿no hubiera sido mucho más fácil levantar el teléfono y preguntarle directamente, en vez de estar dos horas furibunda culpándome de mi mala memoria y organización?

Manda un mensaje, pregunta a tu compañero en el escritorio junto a ti, a tu maestro favorito, a tu pareja, a tus hijos; no te quedes paralizado esperando a que alguien te sople al oído una respuesta, porque eso nunca va a pasar. Lo que sí puedes –y debes- hacer es apoyarte en las personas que tienes a tu alrededor, porque créeme, lo que para ti es difícil o complicado para alguien más no lo es, y rápidamente podrán ayudarte con una solución.

La ventaja de estos cuatro consejos para organizarte es que no son nada complicados, así que no hay pretexto alguno para no sentirte poderoso, organizarte y parar de una buena vez aquello que está causando que pierdas mucho tiempo valioso en tu vida.

Compartir
Artículo anteriorQuiero un negocio milagro
Artículo siguienteTrabajo o salud: ese es el dilema… de los trabajadores responsables

Me gusta el orden y la constancia de los números. Me encanta revisar textos para encontrarles Typos. Recientemente desempolvé mi amor por escribir historias y venciendo el miedo y pena que me aturdían, abrí un Blog en el que escribo cada jueves para compartir escritos y pedacitos de mí.