A todos nos cuesta trabajo identificar nuestros objetivos, ya sean personales o dentro de la empresa. Existen muchas maneras para lograrlo sin embargo hoy quiero presentarles una técnica que me parece muy acertada. Proviene de las siglas en inglés SMART que significa inteligente y es una forma de sintetizar 5 elementos que necesitamos recordar para formular un objetivo y ponerlo en acción.

Vamos a ir desglosando de uno en uno:

Specific (Específico)

Así empezamos con la técnica SMART. Para definir tus objetivos es fundamental detallar al máximo todos los aspectos relacionados. Una forma para hacerlo es escribir el principal y derivar pequeños objetivos para reforzar el paso a paso que vas a seguir. Por ejemplo: Mejorar la comunicación, objetivos derivados hacer una junta semanal, preparar el tema de la reunión, elegir un responsable que tome notas, repartir con anticipación los puntos a tratar, llegar a un acuerdo final entre todos, dar seguimiento hasta la siguiente reunión.

Ya tienes definido el objetivo y lo que vas a hacer ahora es pasar a la acción, de nada sirve hacer esto si no lo pones en marcha.

Measurable (Medible)

El objetivo que elijas siempre tiene que estar ajustado a criterios medibles en un tiempo determinado para obtener resultados. Esta es la característica más importante de esta técnica. El ver los resultados es lo que dará la pauta para saber si vas por buen camino o hay que detenerse y corregir. Desde el inicio hay que definir el tiempo en el que esperas ver los resultados.

 

Achievable (Alcanzable)

Los objetivos tienen que ser realistas que puedan alcanzarse, no desmesurados o fuera de lo posible. Hay que tomar en cuenta a la persona, los recursos con los que se cuenta, el entorno, las características del producto entre otras cosas para poder lograr cumplir con el objetivo. Si nos ponemos objetivos irreales o muy difíciles de alcanzar lo único que vamos a lograr es desmotivarnos y gastar nuestra energía en vano y todo quedara como una lista de deseos no logrados.

 

Results (Resultados)

Los resultados son la garantía de que se van dando las cosas según lo planificado. Al ver los resultados hay que tratar de ser positivos, aunque algo no haya salido del todo bien siempre se puede corregir y seguir avanzando.

 

Time (Tiempo)

Estos resultados como lo hemos mencionado anteriormente necesitan concretarse en un tiempo determinado. Deben tener fecha, hora, calendario, personas responsables, periodos completos para cada objetivo a realizar, plantear soluciones a posibles problemas, tener otras alternativas. Por ejemplo: Vamos a entregar el reporte del área de finanzas el viernes a las 3pm y los responsables son Juan y Leticia. Otra cosa sería decir “nos vemos el viernes con los de finanzas”, aquí no hay compromiso ni se define nada.

 

Como verán la técnica SMART se puede aplicar en cualquier situación que requiera de un objetivo a cumplir y que nos garantiza poder lograrlo si realmente la llevas a cabo. El éxito radica en la acción si nos quedamos en la enunciación de lo que nos gustaría lograr no lo haremos.

Recuerda que soñar en grande siempre es bueno sólo que los grandes objetivos se consiguen con pequeños pasos realistas y firmes.

Compartir
Artículo anterior12 consejos para tu plan de alimentación cuando viajes
Artículo siguiente10 sabios consejos para tu desastre financiero

Coach Empresarial en Blue Thinking México. Certificada por Mediat Coaching. Impulsa la creación de culturas organizacionales, concientiza y motiva a los líderes de las organizaciones. Especialista en Perfiles de personalidad (DISC) para mejorar habilidades y competencias gerenciales. Instructor para ISAVIA y BTB Consulting en temas de liderazgo, servicio y equipos de alto rendimiento.
Linkedin: Faride Estevané