Todos hemos escuchado está famosa frase “Si la vida te da limones haz limonada” y si lo interpretamos de esta manera es, aprende a sacarle provecho a lo que tienes.  Es decir; si haces las mejores limonadas del mundo, con un sabor y olor refrescante puedes tener el negocio más exitoso y a su vez te haces [email protected] en cultivar tus propios limoneros.

De eso se trata la vida, de aprovechar al máximo las ideas, recursos, experiencias, estudios, creatividad pero sobre todo de disfrutar lo que hacemos. Una característica principal del emprendedor es la iniciativa, esto se traduce a la orientación de nuevas acciones y resolución de problemas o necesidades que tengan tus clientes.  

Nadie dijo que ser emprendedor fuera fácil, pero tampoco imposible. Cuando tienes una idea que para ti sea innovadora o diferente habrá gente que te diga que es imposible o que seas realista,  pero dime ¿En este mundo hay cavidad para el realismo?

Yo digo que no, quien diría que una joven estudiante de 23 años crearía una red social que hasta la fecha nos ha cambiado la vida o que me dices de ese refresco de cola que en las comidas destapamos la felicidad y mejor aún  del mexicano que invento la televisión a color; y te preguntas ¿Si ellos fueron realistas? Nunca lo fueron, ellos buscaron la manera de vender, atraer, posicionar, diferenciar, proyectar pero sobre todas las cosas de crear una ventaja competitiva en la marca, slogan, producto o imagen.

¡Tú puedes hacerlo! Sé que dirás, pero ¿Cómo hago esto? ¿Dónde consigo dinero? ¿Tengo miedo a fracasar? Alguien muy sabio dijo, que el éxito es 99% transpiración y 1% inspiración. Es decir esfuerzo, esto viene a decir en otras palabras que el trabajo duro lo puede todo.

La actitud de las personas emprendedoras de éxito se basa en buscar alternativas, y dejar de quejarse, si no tienes dinero para hacer funcionar ese negocio, hay múltiples planes de financiamiento, programas o proyectos que pueden apoyar esa idea. Si tu problema es miedo a fracasar, déjame compartirte un fragmento de un libro donde mencionaba que la vida, ser heroico es ver todos tus retos y tus miedos directamente a los ojos.  

Encontrar el sentido de la vida es cuando haces algo por ti y por los demás y no cuando haces algo para ti y para los demás. Descubrir aquellas habilidades o talentos jamás imaginados puede forjar un camino de éxito.

Esperar que otros materialicen tu idea, es un error, porque no crees en ti, ni en lo capaz que puedes hacer. Esperar algo de alguien más es cerrar los ojos, y pensar que alguien piensa como tú, que alguien ve como tú y que alguien algún día se convertirá en quien tú crees que deba convertirse; y esto es ¡imposible!

Nadie en este mundo es igual a ti, y tus ideas tampoco lo son; pongamos el siguiente ejemplo, existen cientos de refrescos en el supermercado, tú dices ¡Todos son iguales! Calman la sed pero no es así, ese stand lleno de refrescos tienen diferencias, porque cada uno está dirigido a un segmento de mercado.

Es en este punto donde tú tienes que trabajar, conjuntar un grupo de personas con características homogéneas en cuanto a deseos, preferencias de comprar y estilo en el uso de servicios o productos. Un maestro de la Universidad me decía que las necesidades ya existen pero hay otras que podemos crear.

Toma en  cuenta que un emprendedor ve oportunidades donde otros ven problemas, y “Si la vida te da limones haz limonada”

 

Compartir
Artículo anteriorNo lo hagas por dinero
Artículo siguiente6 pasos para concretar tus sueños

Licenciado en Administración/Estudiando Diseño Gráfico Digital/Reportero y Columnista/Especializado en Periodismo Cultural/Asesor en Periodismo Digital/ Comunicador Social/Administrador de Redes Sociales/Conferencista sobre el uso
responsable de las redes sociales/ Marketing Digital para PyMES/Locutor de Radio Online/ Emprendedor y  apasionado de la creatividad.