Muchos padres decimos “Ya cumplí” cuando nuestros hijos terminan una carrera. Es un momento de satisfacción y orgullo.

Pero, ¿qué pasa cuando sus hijos no encuentran trabajo, no tienen una estabilidad económica o satisfacción personal con la carrera que estudio? ¿Esa no es nuestra responsabilidad?

Hay una cantidad considerable de profesionales, gente con maestrías, doctorados ganando por debajo de la media y lo más triste en puestos diferentes a lo que estudiaron.

Actualmente la empresa donde laboro www.nationalsoft.com.mx está en un crecimiento increíble, hemos entrevistado un sin fin de gente para el puesto ventas en diferentes ciudades y me da mucha tristeza platicar con profesionistas (abogados, comunicólogos licenciados en administración, contadores, arquitectos, diseñadores) sobre su interés de formar parte de la organización, incluso para el puesto que sea.

En ese grupo de entrevistados el 80% de ellos estudiaron la carrera porque estaba de moda, porque sus amigos influyeron en la decisión, porque el papá es abogado y él tenía que serlo, porque alguien le dijo que se ganaba bien y muchas creencias aprendidas que influyeron en su decisión.

Lo que tenían en común era que ninguno de ellos había elegido la carrera que estudiaron para “terminar” como vendedor… incluso aun con la licenciatura en mercadotecnia durante la entrevista decían que nunca han vendido, que las ventas NO le gustan.

Qué está pasando para que una persona, sea del perfil profesional que sea, laborando o en casa, recién egresado o carrera trunca, diga con tanta seguridad “No me gustan las ventas” “Nunca eh vendido” cuando toda la vida lo hemos hecho sin conciencia.

Para pedir un permiso con nuestros padres, con los maestros, tuvimos [email protected] porque nos vendimos como ¡la mejor opción!, cuando nos sacaban a bailar, cuando nos invitaban a fiestas, con nuestros amigos y sobre todo cuando vamos a solicitar trabajo, siempre nos estamos vendiendo!! La manera de hablar, la seguridad, el comportamiento, la manera de vestir, una idea, un proyecto etcétera.

Crear y tener conciencia no es nada fácil, si nos tomáramos un tiempo para analizar nuestras acciones en el día, identificar nuestras fortalezas y creernos lo bueno que somos en algo, eh identificar nuestras áreas de oportunidad para trabajar en ellas y ser competentes, seguro nuestras vidas dieran un giro para bien. Si tenemos la capacidad, pero no nos gusta, No nos apasiona lo que hacemos, no vamos hacer productivos en nuestras empresas y quizá tampoco felices.

Y es cuando reflexione sobre la responsabilidad que tenemos como padres, realmente hasta cuando se termina nuestro compromiso… hasta cuando puedo decir “ya cumplí”

En vez de preguntarle nuestros hijos, ¿Qué carrera quieres estudiar? Les preguntamos, ¿Para qué quieres estudiar esa carrera?  Y todas las respuestas sean contestadas con un ¿Para Qué? ¿Y Para qué? Probablemente ahí encuentren una respuesta diferente, le den un sentido a su decisión, a su vocación, a su pasión…. o quizá se den cuenta que ni ellos saben “Para que están en este maravilloso mundo”.

 

Compartir
Artículo anteriorAhora sí, crea tu empresa
Artículo siguienteTrabajar remotamente (home office) y no morir en el intento
Gerente de la empresa desarrolladora de software National Soft. Promover la inclusión de niñas y mujeres en las TIC’S me llevo a formar parte de Epic Queen MID como directora de RRPP. Soy parte del consejo consultivo de la fundación “Tocate” para la lucha contra el cáncer de mama. Vicepresidente de Canieti Sureste. Panelista y conferencista en múltiples eventos en temas de emprendimiento, TIC´s y empoderamiento femenino. Participación activa como mentora y jurado de Startup Weekend. Y madre de 4 hijos.