Muchos jóvenes (y no necesariamente mujeres), tienen la ilusión o simplemente las ganas de casarse y tirar la casa por la ventana en ese evento que significará el inicio de una nueva etapa de vida, sin embargo, muchas veces solo tomamos la decisión de hacerlo y no pensamos en otros aspectos que serán muy importantes al iniciar una vida de casados.

Si te encuentras ahorrando para realizar este evento, te dejo 5 puntos a considerar antes de empezar a pagar los anticipos del salón, la banquetera, etc.

1. ¿Tienes donde vivir?

Lo primero que debes de considerar antes de dar este gran paso es el saber dónde vivirán tú y tu pareja después de regresar de la luna de miel (si es que la hay), ya que si estás pensando vivir en casa de los papás de alguno sólo te recuerdo el refrán “el muerto y el arrimado a los tres días apestan”,  y no digo que en todos los casos, pero nada será más agradable que el poder vivir con tu pareja en un ambiente más íntimo sin tener la preocupación de que algún día una de las partes se enoje y se empiecen a tener conflictos familiares.

2. ¿Rentarás o comprarás una casa?

Esto también es un tema muy importante porque dependerá de la madurez económica que hayas alcanzado. Si aún empiezas tu vida laboral y piensas en casarte, tienes que tener en cuenta que entre ambos puedan solventar un crédito hipotecario, ya sea bancario o por parte del Infonavit, pero que les permita la obtención de una vivienda porque, no es lo mismo pagar una renta de por vida sabiendo que al final nunca será tuya a pagar un crédito hipotecario que quizás sea un poco más elevado, pero sabrás que algún día será parte de tu patrimonio.

3. ¡No te vayas por los lujos!

Si estas empezando a construir tu patrimonio, no pretendas adquirir un castillo para vivir cuando estas empezando de cero. Debes de considerar hasta cuanto puedes pagar, ya sea de renta o por el crédito, y quizás con tus ingresos no logres adquirir la casa de tus sueños ya que aún no son suficientes para poder obtenerla, pero puedes obtener un lugar digno para vivir mientras construyes poco a poco tu imperio.

4. ¿Qué más necesito además de mi casa?

Tienes que tener en cuenta que además de una casa, necesitas comprar aquellos muebles, electrodomésticos y demás artículos que te servirán día a día en tu hogar aplicando el mismo pensamiento del punto anterior, y no me refiero a que compres cosas de pésima calidad, pero compra cosas buenas que cumplan con las funciones que realmente te van a servir en esta nueva etapa de tu vida, evitando lujos innecesarios que te hagan gastar todo tu dinero en una sola cosa, cuando te podrías comprar tres necesarias con ese mismo dinero.

5. Proyecta tus ingresos vs tus gastos

Una buena forma de aterrizar si es momento para dar este gran paso es realizar una proyección de como estarán los números en tu futuro hogar. Esto es muy sencillo, únicamente será necesario que hagas números de cuantos son tus ingresos y los de tu pareja así como de los gastos que serán necesarios para cubrir en el mes. Recuerda el dicho “cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, y no es que sea totalmente cierto, pero si en algo estamos de acuerdo es que mantener una vida tranquila, sin deudas o preocupaciones, hace que exista cierta calma y armonía en cualquier contexto.

Ten en cuenta cada uno de estos puntos, porque muchas veces nos “tiramos al ruedo” sin analizar muy bien las cosas, aferrándonos en la necesidad de una boda y adquiriendo créditos para a completar los gastos de la misma, además nos endeudamos en tiendas departamentales para poder acondicionar nuestro nuevo hogar y cuando llega nuestra quincena lo primero que hacemos es empezar a dividir el dinero entre los pagos que debemos de hacer, quedándonos muchas veces en ceros antes de que nos depositen nuestra siguiente quincena.

Si no cuentas con los recursos suficientes para poder realizar este evento, te invito a que reconsideres esta decisión si es que ya forma de tus planes el hacer una gran boda, compares los pros y contras, analizando si el dinero que gastarás en un solo día te puede servir de una mejor manera al invertirlo en la adquisición y acondicionamiento de tu nuevo hogar.

 

Compartir
Artículo anteriorDecálogo de un creativo
Artículo siguiente5 + 3 básicas para tener un viaje perfecto

Contador Público. Elemento de González Ponce Consultores. Emprendedor en proceso. Ingreso = Gasto + Ahorro. Amante de la tecnología, la comida y el café. Mi novia, mi equipo; mi laptop, inspiradora de ideas. El diseño y las ventas mis distracciones favoritas. Colaborador activo de Engordando la Vaca. El camino es difícil, pero soy todo terreno.