Cada cambio que hacemos en nuestra vida nos puede significar algo complicado, quizás un proceso lento y a veces nos puede llegar el momento en que titubeamos respecto a si estuvo bien o estuvo mal lo que decidimos y no desistir se vuelve un reto.

Sin duda aunque dicen que todos los cambios son para bien y hay por ahí muchas frases motivadoras al respecto, estamos rodeados por más gente de la que pensamos, que no dudarían ni tantito en convencernos (si lo permitimos) de que no tomamos una buena decisión.

Quizás decidiste divorciarte a pesar de lo que marca la sociedad, tal vez te mudaste a una ciudad a la que le ves más potencial para tu estilo de vida, pudo ser que decidiste cambiar de carrera dejando a medias aquella que habías elegido (o te indujeron a elegir porque todos tienen esa profesión en la familia) o te llego el momento de emprender y el hecho de dejar de ser empleado causo gran impacto entre tus amigos (que seguramente ahora te envidian porque tienes “tiempo libre”).

Ante cualquier cambio o decisión que hayas tomado en la vida ¿Cuál es el gran secreto para no desistir y seguir este nuevo camino seguro de ti mismo y mejor aún, disfrutando plenamente?

Ahí te van 5 esenciales para no desistir que me han sido de gran utilidad:

  1. Al despertar y antes de cualquier cosa, respira, agradece esta nueva etapa, estírate y di: ¡Amo lo que está pasando en mi vida!
  2. De pie frente al espejo, obsérvate y date cuenta de que volviste, eres tú, en esencia, como querías estar desde hace tiempo, ¡Sonríe!
  3. Ten contigo un cuaderno de apuntes y escribe a diario cómo te sientes ahora, que notas que es mejor, celébralo sin miedo o culpa, nadie tiene derecho a juzgarte.
  4. Sé más cauteloso con la elección de personas con las que compartes tus dudas, nadie mejor que tú puede opinar respecto a tu decisión, a veces los consejos que la gente nos da están basados en el miedo o envidia, y eso no lo necesitas.
  5. Vuelve a empezar, si algo te desanima, respira, agradece nuevamente y pon clara la mente hasta volver al punto en el qué decidiste hacer este cambio, la decisión ya está tomada, si hiciste eso, entonces eres capaz de mantenerte.

Todo es un proceso, hay rachas que parecen llevar todo increíble y algunas que nos hacen dudar, pero lo cierto es que cuando se tiene convicción de lo que se decide, el éxito o satisfacción está garantizado tarde o temprano.

Compartir
Artículo anteriorTrabajando duro o… ¿durando en el trabajo?
Artículo siguienteEl poder de las frases negativas

Más de 20 años de experiencia laboral, desarrollándose los últimos 15 en medios de comunicación, destacando la conducción y producción de diversos programas de radio, así como en relaciones públicas y management de celebridades. Enérgica, emprendedora de corazón y creando constantemente proyectos nuevos.