Todos  conocemos historias de grandes hombres y mujeres que han sabido ser líderes en diferentes ámbitos  ya sea en la política, en el deporte, en las letras o en los negocios. Los admiramos, nos inspiran y quisiéramos ser como ellos. Creo que nos hemos hecho esa pregunta varias veces, ¿Qué puedo hacer yo para ser como ellos?.

¿Qué hacen estas personas para llegar a ser la diferencia?,  ¿qué los hace ser grandes?.

Definitivamente podemos hacer muchas cosas pero lo más importante es estar convencidos que todos llevamos un líder dentro y que todos podemos llegar a ser grandes pero depende de qué tanto estamos dispuestos  a trabajar por ello y de nuestra  intención verdadera  para lograrlo.

Aquí comparto 5 actitudes que pueden ayudarte a ser el líder que quieres llegar a ser:

1-. La misión del líder es servir

Debes ser humilde no estás por encima de nadie, ayudar a los demás a ser mejores a través de tu ejemplo. Compartir tu conocimiento para empoderar a las personas que te rodean y que crezcan cada día internamente y profesionalmente. Estar dispuesto a ayudar siempre que puedas.

2-. El conocimiento te da libertad

Esto es importante, todo líder debe poseer conocimiento. Por eso estudia, prepárate, conoce gente, abre tu mente, preocúpate por aprender cosas nuevas siempre. Asiste a conferencias, ve videos, entra a grupos de discusión, rodéate de personas interesantes que te aporten valor, lee libros, viaja, toma cursos, diplomados, lo que sea. Mientras más enriquezcas tu mente más valor te aportarás a ti mismo y a los que te rodean y esto te ayudará a ser un ejemplo para los demás.

3-. Se agradecido

No importan los malos momentos que hayas pasado, las personas que te hayan lastimado, siempre ve el lado positivo de las cosas, perdona, aprende y sigue adelante. Siempre ten una sonrisa, una mano amiga a quien la necesite aunque no lo conozcas, nunca sabes con quién te vas a encontrar en el camino. Agradece todos los días por las cosas buenas que hay en tu vida y compártelas con los demás.

4-. Defiende tus valores

Nunca olvides quien eres, lo que es importante para ti, por lo que estás luchando y lo que quieres lograr. Mantente enfocado en tu misión, no te dejes vencer por las dificultades, tú eres más grande que los obstáculos que se te presenten. No olvides cuál es la fuerza que te mueve a lograr tus objetivos y lucha por conseguirlos.

5-. No te des por vencido

Todos estos hombres y mujeres que ahora son grandes líderes pasaron por muchas dificultades, sufrieron pérdidas, los tiraron de locos, los humillaron, les dijeron que NO muchas veces y ellos no se dieron por vencidos. Estaban convencidos de lo que querían lograr y lucharon por ello hasta conseguirlo.

Llegar a ser un buen líder lleva tiempo y sobre todo esfuerzo, hay que tener en cuenta que es lo que quieres lograr y mantenerte firme en ello sin dejar de prepararte, sin amargarte por los malos momentos, compartiendo el conocimiento y ayudando a los demás a cumplir sus metas. Así que como ves, el camino del líder no es fácil hay que trabajar mucho para lograrlo, sin embargo vale la pena intentarlo.  

Todos somos importantes para alguien recuerda hay siempre una persona que te admira y quisiera ser como tú, todos tenemos un líder dentro pero depende de nosotros hacerlo crecer y llevarlo a cumplir con su misión nunca olvides eso.

 

Compartir
Artículo anterior3 recomendaciones para gestionar la comunicación externa
Artículo siguienteCuando crees en lo que haces, el éxito es inevitable

Coach Empresarial en Blue Thinking México. Certificada por Mediat Coaching. Impulsa la creación de culturas organizacionales, concientiza y motiva a los líderes de las organizaciones. Especialista en Perfiles de personalidad (DISC) para mejorar habilidades y competencias gerenciales. Instructor para ISAVIA y BTB Consulting en temas de liderazgo, servicio y equipos de alto rendimiento.
Linkedin: Faride Estevané